El silencio de las pasiones

En su “Discurso sobre las ciencias y las artes”, Rousseau afirmaba en forma interrogativa: ¿no están grabados tus principios en todos los corazones, y no basta para aprender tus leyes entrar en ti mismo y escuchar la voz de la conciencia en el silencio de las pasiones?” Y, sin embargo, hay asuntos en los que el ruido interior y exterior es de tal calibre que a la conciencia se le hace muy difícil hablar en el silencio de las pasiones. En la civilización actual, uno de ellos es el aborto, y estos días resulta casi inevitable traer este tema a colación.

Sigue leyendo

Un acto de amor

Un acto de amor

Después de escuchar los grandes consejos de los conferenciantes de Lovetalks (lovetalks.iffd.org –link a la web del congreso), congreso digital del que ya he hablado mucho, este sábado pasado decidí hacer un gran acto de amor. Me inspiré en la recomendación de mi amigo y compañero de charla en Lovetalks, Pep Borrell, cuando aconsejó a los maridos que estudien los motores de explosión si este es el gran hobby de sus mujeres. Gracias a Dios, no es mi caso.

Sin embargo, una de las actividades que le gusta a Loles y a mí no tanto es ir a la playa, así que el sábado hice de tripas corazón, busqué (¡y encontré!) mi bañador de gomas podridas por el tiempo y nos fuimos a una playa cerca de Barcelona. Tras una breve negociación, pactamos el tiempo de exposición: dos horas.

Sigue leyendo

Libertades

El otro día tuve ocasión de escuchar una conferencia de Mariano Fazio, un fino analista de la cultura actual, sobre la libertad.

La distinción que hizo de tres niveles de libertad me pareció muy interesante y útil para los lectores de este blog dedicado a la familia.

Habría primero una libertad fundamental que equivaldría al fin, al objeto propio de la libertad. La libertad personal no es fruto de ninguna conquista humana. Es más bien un elemento esencial al ser humano. Nos la hemos encontrado en nuestra naturaleza sin haber hecho nada para ganarla. Simplemente, está ahí; forma parte de nuestro ser. Al toparnos con ella, la pregunta que podemos hacernos es: ¿para qué somos libres? Y la respuesta es: para amar, porque la única manera posible de amar es hacerlo libremente. No se puede amar por imposición. Si descubres tu verdad, que es el amor, y la vives, harás un buen uso de la libertad.

Alguien podría pensar que el mismo razonamiento sirve para la tesis contraria. ¿Y si resulta que el ser humano está hecho para odiar? En este caso, el buen uso de la libertad consistiría en aborrecer a los demás. Sin embargo, en todas las tradiciones sapienciales (judía, cristiana, islámica, hinduista, budista, animista, etc.) se recoge la regla de oro de la ética: no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti, es decir, ama a los demás como te amas a ti mismo. Y es una máxima de la experiencia que son más felices los que aman que los que odian: basta con ver sus caras. Esta regla, además de un mandato ético para ser feliz, es una garantía: si amas a los demás, te aseguras de que te amas a ti mismo porque, si tu naturaleza es amar, la mejor manera de llevarte a plenitud es amando.

Vendría después la libertad de elección. Habiendo optado por el amor, toca ahora escoger cómo hacerlo. Estoy pensando ahora en elecciones de cierta entidad. La verdadera libertad de elección no consiste en elegir entre piña colada o cerveza. Como afirma Leonardo Polo, la escasa entidad de las elecciones deprime a la libertad. Y está claro que no todas las elecciones nos conducen al mismo destino.

Por último, estaría la que podríamos llamar libertad de acción, que es el grado de dependencia o autonomía para llevar a cabo las elecciones hechas, porque, habiendo optado por el amor y elegido una concreción del amor específica (el matrimonio, por ejemplo), falta todavía hacerse capaz de vivir ese amor. Tomás Melendo lo explica gráficamente: “La persona que no ha hecho operativa su libertad, extendiendo el imperio de la voluntad y del entendimiento al resto de sus facultades y potencias, la persona dominada por las pasiones, por el ambiente, por los vaivenes de un humor incontrolado, esa persona, si no lucha por dominarse, es incapaz de amar. Sólo quien ejerce el señorío de su propio ser puede, en un acto soberano de libertad, entregarlo plenamente a los otros, al hombre o mujer elegidos, a quien haya hecho objeto de sus amores”.

Por lo tanto, y dado que este es un blog dedicado a la familia, es indudable que el matrimonio y la familia son una opción por el amor que la libertad primero descubre, después elige y, con ayuda del resto de facultades humanas, logra con esfuerzo y competencia transformar día a día en ámbito de felicidad.

Una buena ayuda para conseguirlo es la formación continua (¡sí, también hay que formarse en el amor!), como la que este fin de semana ha empezado en el congreso digital Lovetalks: sexualidad y afectividad, de la IFFD, con más de 40 ponencias de los mejores expertos mundiales (salvo un dentista y un abogado -el que esto escribe- que se han colado en el plantel) que se pueden disfrutar durante seis meses. ¡Y aún está la inscripción abierta! [link a la web del congreso – clicar la pestaña de arriba a la derecha: comprar ticket]

Feliz semana (y perdón por el retraso en escribir).

Javier Vidal-Quadras Trías de Bes

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Recargar las pilas

Hay periodos en que la vida se acelera. Los acontecimientos se suceden sin dejar respiro y una fuerza ajena a ti mismo parece arrastrarte. En los dos últimos años nos hemos visto sorprendidos por una pandemia inusitada seguida de una crisis económica y de una guerra incomprensible que, además de causar un inmenso dolor, ha agravado la situación global. Durante este tiempo, en nuestra familia se han casado tres hijos, hemos tenido un nieto, las finanzas se han estrechado, hemos tenido que innovar en nuestros trabajos y nuestra dedicación al voluntariado de las familas ha exigido una especial dedicación.

Si a lo anterior se le añade el día a día de una familia numerosa, se comprende que han sido muchas novedades en poco tiempo. Loles y yo necesitábamos un parón, así que nos hemos ido de ‘retiro matrimonial’.

Como su nombre indica, un retiro implica un apartamiento de lo ordinario, y nos hemos ido los dos el fin de semana a revisar nuestra vida, nuestro matrimonio y nuestra familia.

Como el fin de semana pasado asistimos al Workshop sobre acompañamiento familiar de la UIC (¡espectacular!), este miércoles di una sesión sobre acompañamiento a un nutrido grupo de personas y el fin de semana del 4/5 de junio tendrá lugar el Congreso Digital LoveTalks de la IFFD (inscripciones aquí para disfrutar de seis meses de acceso a las conferencias, que queda ya poco tiempo), tenía material suficiente para diseñar nuestro retiro.

Por si a alguien le inspira y necesita recargar las pilas matrimoniales (os aseguro que las nuestras han quedado bien llenas), el esquema que hemos seguido ha sido el siguiente. Ha tenido seis módulos:

Sigue leyendo

La wedding mother

Mañana se casa Bea, y yo me he venido esta tarde a la iglesia de Santa María del Mar, una de las más bonitas que conozco, porque me gusta blindar la tarde anterior a la boda de cualquiera de nuestros hijos y dedicarla a rezar por los novios y su futuro matrimonio. Ha querido la providencia que hoy estuvieran ensayando los músicos que tocarán mañana. No puedo pedir más.

Bea se casa con Jaume. Hacen una buena pareja. No voy a cantar sus virtudes porque, como padre, les veo muchas, quizás demasiadas. A partir de mañana, el tú y el yo que ahora forman recibirá un nosotros que ellos quizás no esperan, pero que se revelará con fuerza si, como estoy seguro, lo saben cuidar. Sí, a partir de mañana tendrán que hacer un hueco en su relación porque el matrimonio no es la suma, sino la unión de dos, y es muy diferente.

La unión tiene una vida propia que hay que alimentar, darle cabida y preferencia: el lugar donde vivir, la coordinación de las carreras profesionales y la jerarquía de los amores, los hijos, el modelo económico, la administración de lo doméstico, las familias respectivas, las expectativas de cada uno…

Los primeros meses son un período precioso y fundante. Tendrán que decidir el estilo de familia que quieren ser, y hacerlo con determinación y carácter propio, en igualdad de condiciones. Cada uno llevará una biografía familiar que tendrá que deconstruir para construir su propio proyecto, la aventura de su vida sobre unas bases nuevas. Nuevas tradiciones, nuevas costumbres, nuevos hábitos.

Desde que conocimos a Romy y Manu, los padres de Jaume, comprendimos que hay mucha sintonía entre las familias. En unos pocos meses ha nacido una relación profunda que mañana quedará definitivamente sellada, porque la hondura de la amistad no se mide por el tiempo sino por el nivel en que las almas se encuentran, y dos hijos que se unen es uno de los niveles más profundos que se pueden imaginar.

Por el camino, ya me había pasado con la boda de Alejandra y he vuelto a caer, ¡me he enamorado de la wedding planner! Siempre que en casa vivimos un tiempo fuerte, Loles y yo intentamos poner en nuestro matrimonio aquella mirada activa y creativa que nos descubra una y otra vez la novedad del amor en cualquier faceta nueva. Y viéndola con esa mirada, me he enamorado todavía más de lo que estaba, y eso que estaba seguro de que más no era posible. Para que nadie se escandalice, se entiende que nuestra wedding planner es en realidad una wedding mother, o sea, Loles.

Por eso nuestra boda es muy, muy especial. Una vez, en otra boda, una amiga nuestra y madre de la novia, se acercó a Loles y le preguntó algo relativo al vestido con esta introducción: A ver, Loles, tú que eres el árbitro de la elegancia, dime qué te parece…

Y si a la elegancia, el gusto y el estilo les añades el amor de madre, los detalles de cariño, la entrega sin descanso, la mirada desde el corazón…, lo siento por las wedding planners, pero no hay color. ¡Son mucho mejores las wedding mothers! Y la nuestra, la mejor de todas.

Bueno, lo dejo ya, que se me va la tarde y no he acabado lo que vine a hacer a Santa María del Mar. Entre la música, la belleza del lugar y las emociones desbocadas pasan las horas como minutos y los minutos como segundos.

Solo me queda un apunte final: a esa unión que hace el nosotros hay quien la llama espíritu, el espíritu del matrimonio, pero hay también quien prefiere llamarla Espíritu Santo porque un matrimonio, se mire por donde se mire, es la imagen más perfecta de Dios en lo humano. A los que penséis así, os pido una oración por la felicidad de los novios, y a todos, un pensamiento que eleve vuestra alma a la altura de lo que mañana se celebrará: el acto soberano de la libertad, que consiste en entregarse de vida y de por vida. Eso solo las personas soberanamente libres, que se poseen a sí mismas, pasado, presente y futuro, hasta el ultimo hálito de vida, son capaces de hacerlo.

Feliz fin de semana.

Javier Vidal-Quadras Trías de Bes

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Love Talks: sexualidad y afectividad

Esta semana, un post breve solo para anunciar el Primer Congreso Mundial on-line de la IFFD, federación de la que, como muchos de los suscriptores de este blog saben, soy secretario general. 40 ponencias breves (15/20 minutos) en inglés o español subtituladas en el otro idioma sobre un tema que nos afecta a todos, la sexualidad y afectividad, con los mejores expertos del mundo.

El congreso está pensado como un recorrido por las distintas edades y situaciones de la persona, desde su educación en la infancia pasando por las distintas etapas de su trayectoria personal y familiar.

Os animo a todos a inscribiros y os pido que nos ayudéis a difundirlo. ¡Que nadie en el mundo pueda decir que no se lo dijeron! El nivel de las ponencias y de los ponentes es una garantía. Nadie saldrá indiferente. Buenos contenidos, ideas prácticas, sentido del humor…, el congreso tiene todos los ingredientes para ayudarnos a todos a reforzar esta área tan importante de nuestra vida: el manejo de las emociones y de la relación sexual.

Y no digo más. Os adjunto el flyer, el video de promoción, y aquí tenéis el el link a la web del congreso. Tendrá lugar el fin de semana del 4-5 de junio, durante el que estarán todas la ponencias accesibles, pero, como es digital, encontraréis una modalidad de suscripción que os habilitará el acceso a las ponencias durante seis meses.


Muchas gracias y… ¡nos vemos en Love Talks!

Feliz fin de semana.

Javier Vidal-Quadras Trías de Bes

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Somos los mismos

El jueves pasado asistí a la cena del 50 aniversario de Fert Batxillerat, donde hace 42 años estudié COU, el curso previo a la universidad.

Ese curso (1978/79) me deparaba una sorpresa inesperada e inmerecida: iba a conocer y a enamorarme de Loles, con quien he compartido, he vivido y he sido el resto de mi vida… y seré lo que me quede de ella.

Sigue leyendo

La fuerza del sí

Tenía que haber escrito durante el fin de semana para respetar la frecuencia quincenal de los posts, pero la vida está llena de acontecimientos y, a veces, estos se concentran y reducen el espacio vital habitual.

Este fin de semana era especial en nuestra familia: se casaban Paloma y Javi. Todo lo demás ha pasado a un segundo plano. La boda es de los novios, y Paloma y Javi querían una boda íntima y recogida. Quiso la providencia que el viernes estuviera yo leyendo un capítulo de un libro dedicado al consentimiento matrimonial. El autor, juez de primera instancia de un tribunal eclesiástico en Roma con gran experiencia en acompañar a matrimonios, destacaba que hoy se da en muchos novios una gran dificultad “para percibir la novedad del consentimiento, mediante el cual lo que era un simple hecho se convierte en realidad, pertenencia recíproca”. Para él, uno de los grandes retos de nuestra cultura es explicar a los jóvenes que el matrimonio no es una formalidad ni una estructura legal extrínseca a la relación amorosa.

Sigue leyendo

Si Dios existe…

Iván, el segundo de los hermanos Karamazov, en la novela homónima de Dostoievsky, pronuncia una de las frases que mayor eco ha tenido en toda la historia de la literatura: “Si Dios no existe, todo está permitido”. Hoy, uno de sus compatriotas parece decidido a encarnar el rostro más despiadado de esta sentencia. La guerra de Ucrania ha proyectado una densa sombra sobre el mundo. Por el daño que inflige, el dolor que causa y el miedo que expande.

Si Dios no existe, todo está permitido… ¿Y si Dios existe? Si Dios existe, nada está prohibido. Si Dios existe en la única forma que puede existir, la del amor, nada está prohibido. Quien ama, decía San Agustín, hace lo que quiere. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor; si perdonas, perdonarás con amor. Si tienes el amor arraigado en ti, ninguna otra cosa sino amor serán tus frutos.

El amor es el destino de la libertad. Si Dios existe y es amor y vive en nosotros, nada está prohibido: la libertad no necesita límites y la ética no es necesaria porque el amor se convierte en la guía de la persona y ella misma se transforma en su propia norma moral.

Sigue leyendo