Hace un tiempo leí una entrevista a un lord inglés que ostentaba un alto cargo en la administración del Reino Unido. Ante el desconcierto de la entrevistadora, que no podía entender cómo alguien de su responsabilidad podía hacer un mes entero seguido de vacaciones, el lord, con toda su flema, le contestó: ‘Mire, señorita, ¿sabe qué me sucede? Que lo que puedo hacer en once meses no soy capaz de hacerlo en doce’.

Como hoy mismo me voy de vacaciones y no pienso perder un minuto en debatir si es mejor tomarse las vacaciones un mes seguido o varios días diseminados a lo largo del año, os dejo con este sugerente pensamiento y el regalo de un post breve. Y me despido hasta dentro de unas semanas.

¡Felices vacaciones!

Javier Vidal-Quadras Trías de Bes

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.